Un viaducto en el corazón de la ciudad, la obra que el gobierno intenta vender como la más federal de su gestión

El gobierno de Cambiemos inauguró este lunes el Paseo del Bajo. Una obra que promete, en principio, mejores condiciones de circulación pero que no deja de estar llena de controversias. Paradójicamente, el presidente Mauricio Macri, cuya fortuna familiar se hizo en base a contratos espurios con el Estado, se jactó de ponderar: “Basta con las obras que nunca terminan, basta a la mentira y a la trampa de la corrupción”.

Compartir

continuar leyendo