Sólo 4% de los trabajadores recibió una ayuda económica por los gastos generados

A más de 100 días de teletrabajar, resultados de un relevamiento entre más de 3.800 personas, para conocer qué piensan y sienten. Para 57%, sería bueno vivir en algún pueblo o ciudad menos poblada

Al cruzar la barrera de los 100 días de teletrabajo, un relevamiento preguntó cómo se sienten los trabajadores argentinos. Más de la mitad (51%) continuaría trabajando desde sus hogares, mientras que 12% respondió de manera negativa. En tanto que 37% no tuvo la posibilidad de hacer home office durante la pandemia. Sólo 4% de los que hacen teletrabajo reconocieron que la empresa decidió hacerse cargo de algunos de sus gastos: Internet o línea de celular, comidas durante la jornada laboral y equipamiento de oficina, como la computadora y la silla ergonómica.

Así lo informó la consultora de Recursos Humanos Adecco Argentina, con base en una encuesta realizada este mes, entre más de 3.800 trabajadores de todo el país.

El sondeo también indagó sobre la hipótesis de que pudieran elegir cuántos días quedarse trabajando desde casa y cuántos ir a la oficina. La gran mayoría trabajaría más días desde su casa: 22% lo haría todos los días y sólo iría a la oficina por reuniones o temas importantes. En tanto, 28% iría tres veces por semana a la oficina; 15% iría dos veces semanales y 14% trabajaría todos los días en la oficina. Finalmente, un 5% iría sólo una vez por semana a la oficina y 16% dijo que su puesto/posición no le permite hacer home office.

Ante la consulta sobre qué les resulta más difícil de trabajar en casa, las respuestas fueron repartidas: lograr mantener una rutina estable (28%), tener una buena conexión a Internet (24%), trabajar con la familia alrededor (21%), trabajar solo (10%), las exigencias del trabajo (8%), las actividades de la casa (6%), y ayudar a los chicos con las tareas del colegio (3%).

Al consultarles si creen que el equilibrio entre el trabajo y la vida personal es más difícil haciendo home office, el 47% cree que eso depende de cómo se organice cada uno. Sin embargo, a 28% sí le resulta complicado, mientras que a 18%, no.

“Más de seis de cada 10 encuestados consideran que realizar home office es difícil de igual manera para los padres como para las madres. Tres de cada 10 creen que es más difícil para las madres y sólo el 3% cree que para los padres”, detalla el informe.

“Una de las principales tareas para teletrabajar es definir horarios. Es necesario tener una rutina laboral con tiempo de descanso. Es muy importante hacerlo y aún más cumplirlo”, explicó Alexandra Manera, directora de Recursos Humanos del Grupo Adecco Argentina & Uruguay. “Estar en línea todo el tiempo también cambiará la jornada laboral típica. En un futuro no muy lejano dejarán de existir las jornadas laborales de ocho horas. Esto requiere que los empleados establezcan límites claros, distribuyendo su tiempo familiar, tiempo personal, tiempo libre y horas de sueño”, agregó.

Reuniones virtuales

Para 6 de cada 10 las reuniones online son productivas, mientras que para 19% no lo son. Y al consultarles sobre la duración de las mismas para que sean realmente efectivas, para 43% de los trabajadores deberían ser de 30 minutos, 38% cree que máximo de una hora, 10% una hora y media, y para el 9% deberían ser aún más largas para que sean productivas.

Transporte

Consultados sobre si incorporarían alguna modalidad de transporte para que no necesiten usar el transporte público, cuatro de cada 10 trabajadores creen que no, mientras que 21% cree que sí, los demás prefirieron no responder.

Protocolo

Sólo uno de cada 10 trabajadores cree que la empresa donde trabaja está implementando alguna medida para el regreso, y al consultarles cuáles, las más repetidas fueron: protocolos de higiene como el uso de alcohol en gel, tapabocas y distanciamiento, la entrada y salida en horarios donde el transporte público no esté colapsado, a otros les pagarán el viaje en remis o les brindarán el servicio de combis, otras empresas eligieron distribuir a sus empleados en diferentes turnos.


Los pueblos en el horizonte, “zoomple” y nuevos hábitos

Más de la mitad de los encuestados (57%), en algún momento de la cuarentena pensó que sería bueno vivir en algún pueblo o ciudad menos poblada.

Además, se les consultó a los que todavía viven en algún lugar donde la cuarentena es estricta, sobre qué les genera cuando ven que en algunos lugares del país están liberando las diferentes actividades: 38% siente esperanza, 18% ansiedad, al 14% le dan ganas de irse a ese lugar, y sólo 5% siente envidia. En tanto, 25% comentó que vive en una provincia o lugar donde ya relajaron las medidas.

También el relevamiento indagó en otros aspectos sociales: 60% ya festejó algún “zoomple” (festejo de cumpleaños virtual) y 23% de ellos participó en más de tres festejos en lo que va de la cuarentena.

Sobre los lugares de esparcimiento que más se extrañan, encabezan los bares y restaurantes (66%). También lo son el cine y el teatro (37%), luego los locales de indumentaria (20%), las peluquerías (18%) y para el 23% otros como el gimnasio, los espacios verdes, shoppings, casinos e ir a la cancha.

Finalmente, sobre las compras por Internet: para 19% es un nuevo hábito ya que antes del aislamiento no realizaba compras online, mientras que el 38% ya lo hacía, pero no tan frecuentemente como ahora. Por su parte, 42% ya tenía estos hábitos de consumo previamente y esto no cambió con la cuarentena.

Fuente: https://comercioyjusticia.info/blog/profesionales/solo-4-de-los-trabajadores-recibio-una-ayuda-economica-por-los-gastos-generados/
Compartir