Impeachment a Trump: semana clave en el juicio político

Según medios norteamericanos, esta semana es clave para el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, porque podría ser el tercer mandatario al cual los legisladores le inician un juicio político. Los otros fueron Bill Clinton y Andrew Johnson. Richard Nixon renunció a su cargo antes de ser juzgado.

A menos de tres meses que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, anunciara una investigación formal esta semana podría ser clave para el futuro juicio político contra el presidente Donald Trump, según la CNN.

El primer cargo de juicio político acusa a Trump de abusar de su cargo como presidente para “presionar a Ucrania para investigar a sus rivales políticos y retener la ayuda de seguridad de EE. UU.” en una reunión en la Casa Blanca. El segundo cargo lo acusa de “obstruir la investigación sobre su mala conducta al bloquear testigos y desobedecer citaciones”.

Según la Constitución de los Estados Unidos, el juicio político o impeachment le corresponde a la Cámara de Representantes acusar al presidente y la otra cámara, el Senado, condenarlo o absolverlo.

En la sesión maratónica de 14 horas del pasado jueves, el Comité Judicial de la Asamblea de Representantes, presidido por el congresista demócrata Jerry Nadler, aprobó los artículos del impeachment contra Donald Trump, abriendo la puerta a la última fase del proceso en la Cámara Baja: el voto ante el pleno de la Asamblea. El conteo final quedó en 23 votos a favor de los legisladores demócratas y 17 en contra de los republicanos.

La Cámara de Representantes cuenta actualmente con 431 miembros, 233 de los cuales son demócratas. Como resultado, los demócratas podrían llevar a cabo el juicio político a Trump sin el apoyo de los republicanos.

 En 1998, cuando los republicanos tenían mayoría en la Cámara de Representantes, dicha cámara votó en gran parte a favor de un juicio político contra Clinton, un demócrata. El Senado tiene ahora 53 republicanos, 45 demócratas y dos independientes que suelen votar con los demócratas. La condena y destitución de un presidente requeriría una mayoría de dos tercios.

Por lo tanto, para que Trump sea destituido de su cargo por medio de un juicio político, en el caso de que los 100 senadores voten, al menos 20 republicanos y todos los demócratas e independientes tendrían que votar en su contra, según la agencia Reuters.

De esta manera, el Senado liderado por los republicanos llevará a cabo un juicio presidido por el presidente de la Corte Suprema, quien en este momento es John Roberts, un representante de George W. Bush que ha jugado un papel fundamental.

“Hoy es un día solemne y triste”, dijo Nadler. “Por tercera vez en poco más de un siglo y medio, el Comité Judicial de la Asamblea ha votado artículos para remover al presidente, por abuso de poder y obstrucción del Congreso”.

Trump se defendió y en una entrevista con Fox News dijo que “está dispuesto a someterse a juicio política en el Senado”. El impeachment se lleva a cabo en la Cámara de Representantes, la cámara de diputados de los Estados Unidos.

El subsecretario de Prensa de la Casa Blanca, Hogan Gidley, aseguró horas antes de que “el presidente quiere un juicio ante el Senado para traer testigos como los Biden y para terminar con este proceso falso e ilegítimo que se ha abierto contra él”.

El impeachment

Ningún presidente ha sido destituido como resultado directo de un juicio político. Uno, Richard Nixon, renunció antes de que pudiera ser relevado. Dos, Andrew Johnson y Bill Clinton, fueron impugnados por la Cámara pero no condenados por el Senado.

La Constitución de Estados Unidos previó que los presidentes abusaran de sus poderes, por lo que incluyeron en la Constitución un proceso para destituirlos. Según la Constitución, el presidente puede ser destituido de su cargo por “traición, soborno u otros delitos mayores y faltas”.

El juicio político comienza en la cámara baja, que debate y vota si presentar cargos contra el presidente mediante la aprobación de una resolución de juicio político, o “artículos de juicio político”, por mayoría simple de los miembros de la misma.

Un grupo formado por tres comisiones de la Cámara de Representantes está actualmente entrevistando a testigos y requiriendo documentos para construir un caso contra Trump —lo que ellos han llamado una “investigación de juicio político”.

Si la Cámara de Representantes aprueba los artículos del juicio político, se llevará a cabo un juicio en el Senado. Los miembros de la Cámara actúan como fiscales; los senadores como jurados; el presidente del Tribunal Supremo de Estados Unidos preside. Se requiere una mayoría de dos tercios de los votos en el Senado para condenar y destituir a un presidente.

Fuente: http://www.tiempojudicial.com/trump-cercado-por-el-juicio-politico-y-abre-el-paraguas/
Compartir

continuar leyendo