El Gobierno analiza opciones para negociar el bono con empresas y la CGT

El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, estuvo ayer en Córdoba y adelantó que la suma que se busca consensuar con sindicatos y entidades puede ser no remunerativa. Además, afirmó que la mejora puede ser un pago extra o parte de la reapertura de paritarias

El ministro de Producción y Trabajo de la Nación, Dante Sica, adelantó ayer que el Gobierno analiza opciones para plantear en negociación que tendrán la semana próxima con dirigentes de entidades empresariales y los representantes de la Confederación General del Trabajo (CGT). En los encuentros, la administración de Mauricio Macri espera consensuar el pago de una suma extra para los trabajadores del sector privado, a fin de recomponer los ingresos y morigerar los efectos que tuvo la devaluación y la consecuente inflación.
De visita en Córdoba, donde participó de una serie de seminarios, exposiciones y reuniones con empresarios, Sica dijo que una posibilidad es que el bono sea “no remunerativo”.
“Hay que mirar muy bien las pymes, diferenciar entre las grandes y las chicas. Las autoridades deben ser muy creativas y flexibles para su implementación”, admitió en una conferencia de prensa que brindó tras el cierre de un seminario de la Unión Sindical de Ideas para una Nueva Argentina (Usina).

El funcionario admitió así que la crisis tuvo un impacto alto, en especial a las pymes, pero insistió en que se tomaron “medidas”, más allá de que con algunas “no coincidíamos”.
Al volver sobre la posibilidad de un bono para los empleados privados, descartó que haya avances esta semana, y reiteró que la próxima se convocará “de manera rápida” a gremios y cámaras para negociar una alternativa “con diálogo y con flexibilidad”.
Por otra parte, el Ministro indicó que no se debe pensar en un monto estimado, al ser consultado sobre si ese plus será de 5.000 pesos, y añadió que ese valor fue una referencia con base en lo que se asignó a empleados públicos.
“Nosotros tenemos la voluntad, sabemos que tenemos que cubrir una necesidad, y que hay que buscar algo que compense a las empresas y no las ahogue”, aclaró el funcionario.
“Tenemos que tener extrema prudencia. La CGT mostró mucha predisposición y también los sectores empresariales”, dijo y ante la consulta de un medio nacional sobre si las opciones que pueden barajarse en la mesa de negociación puede incluir una reapertura de paritarias, Sica indicó: “Es una cosa o la otra. Hay que encontrar una salida que mantenga el equilibrio entre la pérdida del salario real por el impacto del salto devaluatorio y la situación de las empresas”.
“Si hay voluntad política hay que hacerlo. Yo veo que políticamente están dispuestos a tener algún arreglo porque ayer (por el miércoles) vi la foto de la UIA con el principal candidato opositor”, añadió en relación al encuentro entre el presidente de la entidad, Miguel Acevedo, y el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, en Tucumán.

Protestas sociales
El funcionario también se refirió a las protestas de las organizaciones sociales que realizan acampes y dijo que obedece más a una “estrategia política electoral” que a la realidad de lo que está ocurriendo porque -destacó- las partidas destinadas a esos sectores “son las más altas de la historia”.
Al respecto, afirmó que casi 70% del presupuesto nacional está dedicado al área social y agregó: “Sorprende la actitud que han tomado (las organizaciones) cuando el Gobierno viene hablando con ellos y viene dando respuestas”.
Si bien reconoció que por la devaluación tras las PASO “cambió la economía” y destacó que es necesario buscar solución a los reclamos y adjudicó la virulencia de la protesta a una estrategia política y electoral.
Finalmente, explicó que lo principal ahora es tratar de estabilizar la economía, atendiendo con todos los instrumentos que tiene el Gobierno para morigerar el impacto, preservar el empleo y despejar la incertidumbre política electoral.

Emergencia alimentaria
Por su parte, la Cámara de Diputados aprobó ayer por amplia mayoría y envió de inmediato al Senado el proyecto consensuado por los bloques opositores para prorrogar hasta el 31 de diciembre de 2022 la emergencia alimentaria, lo cual implica un aumento de 50% de los recursos destinados a este fin, por un monto de 10 mil millones de pesos.
El proyecto, aprobado por 222 votos en general y una abstención de la diputada de la Izquierda Socialista Mónica Scholotthaauer, contó con el respaldo de todos los bloques parlamentarios, incluido el oficialista Cambiemos, en la primera sesión que realiza la cámara baja después de las PASO y luego de tres meses sin sesionar.
En tanto, los senadores fueron convocados ayer para el próximo miércoles, a las 14, a la sesión especial para dar tratamiento a esta iniciativa.

Fuente: https://comercioyjusticia.info/blog/economia/el-gobierno-analiza-opciones-para-negociar-el-bono-con-empresas-y-la-cgt/
Compartir