Catamarca: penas de hasta siete años de prisión para tres personas acusadas de comercializar estupefacientes

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Catamarca condenó a penas de cuatro, cinco y siete años de prisión a tres personas que comercializaban drogas en boliches bailables y a jóvenes de colegios céntricos de la capital provincial. Los jueces hicieron lugar de manera parcial a lo requerido por Rafael Vehils Ruíz, titular de la Fiscalía General ante el TOCF, que había solicitado penas mayores, y que otros dos imputados que fueron absueltos fuesen condenados como partícipes necesarios. 

Compuesto por Enrique Lilljedahl (presidente), Juan Carlos Reynaga y José Camilo Quiroga Uriburu, el tribunal condenó a siete años de prisión a Pablo Rivera, un abogado que trabajaba para el Ministerio de Educación, por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización. Otros dos acusados, Gastón Tassart y Gabriel Varela Cano, fueron condenados por el mismo delito a cinco y cuatro años de reclusión, respectivamente. Además, dispuso la absolución de Fernando Burgos y Santiago Molina Gardel.

En el veredicto, el tribunal no hizo lugar a los planteos de nulidad aludidos por las defensas, tal como lo había solicitado el Ministerio Público, y emitió las condenas para Rivera, Tassart y Varela Cano, además de ordenar el decomiso de los vehículos que utilizaban los imputados. La lectura integral de la sentencia con sus fundamentos será el martes 18 próximo, a las 13.00.

La fiscalía adelantó que recurrirá la decisión, dado que considera -por las pruebas recogidas en el debate- que los acusados conformaban una organización junto con las dos personas absueltas, aunque aguardará a los fundamentos de la sentencia para conocer cuál fue la valoración del tribunal para condenar por un delito de menor cuantía penal como tenencia de estupefacientes con fines de comercialización.

El caso

La investigación comenzó en febrero de 2018 cuando la Dirección Drogas Peligrosas de la Policía de la provincia de Catamarca tomó conocimiento de que dos personas, a quienes identificó luego como Tassart y Burgos, comercializaban estupefacientes en modalidad delivery. Luego se pudo corroborar que Tassart realizaba estas operaciones en complicidad con otras dos personas: Rivera y Varela Cano. 

Las intervenciones telefónicas establecieron que Rivera era el encargado de conseguir y proveer de estupefacientes a Tassart y Varela Cano, quienes a su vez comercializaban la sustancia a personas conocidas. Rivera viajaba dos o tres veces por semana a la provincia de Tucumán en su vehículo personal para llevar de regreso cocaína en cantidades de cien y doscientos gramos, y en algunas ocasiones marihuana, que en una ocasión fue provista por Santiago Molina Gardel, según describió la fiscalía. Burgos, por su parte, era una persona con problemas de adicción que solía comprarle a Tassart y ocasionalmente conseguía nuevos clientes a la organización, añadió el MPF durante los alegatos en base a la evaluación de los elementos probatorios. 

Varela fue detenido el 18 de abril de 2018 mientras viajaba para abastecerse. Ante la presencia de testigos, se invitó al abogado a exhibir sus pertenencias y se allanó su vehículo, donde se encontró documentación diversa, dinero en efectivo en moneda local y extranjera, y tres envoltorios de nylon transparentes que contenían cocaína por un peso inferior a un gramo, hasta que en un compartimento ubicado frente de la palanca de cambio se encontró un envoltorio de nylon color celeste con cien gramos de cocaína. 

Por su parte, Tassart fue detenido en la ciudad de Catamarca, mientras se trasladaba en su auto Renault Megane junto a otras dos personas. En el interior de su vehículo se encontró un monedero de cuero color negro que contenía doce envoltorios con cocaína, por un peso total de 7 gramos, y en otros lugares del habitáculo hallaron un envoltorio de nylon transparente que contenía cocaína por un peso inferior a un gramo; otro con una misma cantidad de cocaína, un envase transparente con cogollos de marihuana, por un peso de seis gramos; y otros cinco gramos de cannabis adentro de un bolso. 

En el domiclio particular de Tassart también se incautó dinero en efectivo en moneda local y estadounidense, un frasco con doce gramos de marihuana, y un envoltorio de nylon con un gramo de cocaína. En simultáneo se allanó el domicilio de Varela Cano, donde se encontraba estacionado un automóvil con cuarenta y seis gramos de cannabis en su interior. Al momento del operativo, Varela Cano manifestó a viva voz delante de testigos que Tassart lo proveía de droga para que él vendiese en diversos boliches bailables de la ciudad. 

El domicilio de Rivera se allanó mientras él no se encontraba presente, pero de su vivienda se incautaron veintiocho gramos de cocaína, mientras que de su estudio jurídico se secuestraron dos balanzas digitales, veintitrés gramos de cocaína compactada y recortes de nylon con restos de la misma sustancia. 

 

Fuente: https://www.fiscales.gob.ar/narcocriminalidad/catamarca-penas-de-hasta-siete-anos-de-prision-para-tres-personas-acusadas-de-comercializar-estupefacientes/
Compartir

continuar leyendo